viernes, 12 de mayo de 2017

¿Ético?

En el Partido Socialista, quienes recomendaron realizar las inversiones que hemos conocido por la prensa, consideraron solamente el punto de vista financiero. Probablemente, incluso, más de alguno de los integrantes del comité de inversiones hizo gala de su conocimiento bursátil, para apoyar esta recomendación.

El tema llegó a tal punto, que las inversiones se hicieron en una ancha muestra de papeles, cumpliendo así, con una de las principales medidas que debe tomarse para disminuir el riesgo: no poner nunca todos los huevos en la misma canasta.

Claramente, no hicieron nada ilegal, pero sin duda, que el tema escapa de los límites de lo meramente legal. Aquí faltó, por descuido, desidia, comodidad o quien sabe qué, un llamado de atención para conciliar lo legal con la doctrina, de compatibilizar los principios con la rentabilidad.

Entonces, siendo un partido de izquierda, el tema, éticamente, es del todo reprochable.

Más aún, cuando el partido ha formado parte de campañas en que enrrostran esto mismo a políticos y organizaciones de derecha, independiente que puedan o no tener razón.

Una vez más, no se ha revelado como buena mezcla el dinero y la política. Y, una vez más, sale perjudicada la política. Como también sale perjudicada cuando se habla de paraísos fiscales.

Si un chileno se lleva una empresa chilena a un paraíso fiscal, esa empresa no deberá tributar. En modo directo; no pagará un solo peso de impuestos, a nadie. De ahí el nombre de paraíso fiscal.

Quien posee una empresa en nuestro país, debe pagar, al fisco chileno, un impuesto sobre las utilidades. En el paraíso fiscal, las utilidades no pagan, son gratis.

Si en Chile una empresa crece, este crecimiento contribuye, en proporción adecuada, a aumentar el PIB chileno. En un paraíso fiscal, cuando una empresa crece, el único que crece, es su dueño.

Imaginemos, por un momento, que en nuestro país sale elegido Presidente de la República, un ciudadano que tiene empresas en un paraíso fiscal. Como Presidente de la República, este ciudadano tendrá como principal objetivo que Chile crezca, vaya dejando atrás el subdesarrollo y alcance los estándares de una sociedad desarrollada.

Claramente, para esta tarea todos los chilenos debemos cooperar, remar coordinadamente en la misma dirección, atornillar para el mismo lado y aportar uno más otro y otro granito de arena. Debemos poner todos nuestros esfuerzos en la consecución del crecimiento.

Pero ocurriría que el Presidente de la República no cumpliría con esto. Porque cuando su empresa en el paraíso fiscal crece, a Chile no le reporta el menor tributo, no llega ni siquiera una chaucha, como dirían nuestros abuelos, al fisco chileno.


O sea, el Presidente de la República rema para otra dirección y atornilla para otro lado. ¿Ilegal? En absoluto, todo se ajusta a la legalidad vigente. ¿Ético?...

viernes, 28 de abril de 2017

Punto de inflexión

Una vez más, en su historia, la Democracia Cristiana se encuentra frente a una decisión que afectará la vida política de este país. Y para el lado que se incline, el apoyo de su fuerza electoral, puede significar el triunfo, en las elecciones que vengan a continuación.

Los analistas políticos, entonces, insisten en decirle a la DC, cual es el camino que debería tomar, cuáles son sus ventajas y como, sin duda, que triunfará, siguiendo la huella.

Ambos extremos coinciden en esa actitud, pero discrepan en el contenido. La izquierda, el resto de la Nueva Mayoría, insiste en que ir a primera vuelta, implica el quiebre y el fin de la coalición de gobierno, que no habrá lista parlamentaria única y que eso conlleva una debacle en las elecciones de diputados y senadores, que estrenan la cifra repartidora, para quien vaya solo. Son avisos, amenazas, deseos frustrados del mundo de la izquierda de la NM que ve, con cierto temor, el alejamiento DC.

Desde el otro extremo, los analistas pontifican indicando que ir sola a la primera vuelta, permite a la Falange, fortalecer su identidad, buscar un camino propio, mantener su actual votación e, incluso, recuperar a muchos de los que se han ido. Claramente, en estos intentos, los analistas de derecha tienen claro que, la DC en primera vuelta, significa el quiebre de la Nueva Mayoría, con lo que aumentan las posibilidades de quien sea su candidato. Por ende, no se callarán en sus intentos.

A tal punto, que se indicaba por la prensa, que Piñera empezaría durante la campaña presidencial, un discurso de acercamiento hacia el centro político, cosa que se guardaba para después de la primera vuelta, como una manera de atraer a este voto falangista. La derecha tiene claro que la única fuerza organizada a la cual podrían recurrir, para mejorar su votación en el balotage, es la DC.  


Por eso, entonces, es claro que los comentarios de terceros ajenos a la militancia democratacristiana, no persigue facilitar las cosas para el momento de la Junta Nacional, ni persiguen, incondicionalmente, el camino más adecuado para la Falange. Eso no les interesa. Su interés primordial es influir en la decisión que deben tomar los 400 y fracción delegados a la Junta. 

En definitiva, este sábado se reúne la Junta DC y de ahí saldrá la decisión final. En este punto, los convocados deberán decidir, por si y ante si, cual camino tomar. Y la decisión que tomen, será un punto de inflexión, en la vida política nacional.

Quedarán atrás las amenazas de la izquierda, y los cantos de sirena de la derecha, que los llaman a defender la civilización cristiano occidental. El objetivo de quienes respaldan la flecha roja, es seguir su camino, impertérritos, al igual que Ulises en dirección a Itaca.

Porque, antes de llegar a los resultados, nadie puede predecir el futuro, ni tiene la varita mágica para hacer realidad todos sus sueños. Y la política no puede verse en blanco y negro, como se insiste en los extremos.

sábado, 22 de abril de 2017

Disyuntiva DC

Complicado momento está viviendo la Democracia Cristiana. Por un lado, tiene pendiente la definición interna, de ir a primarias o llegar a la primera vuelta. Y mientras, esta decisión continúa pendiente, por otro lado, el resto de los partidos que conforman la NM, le señalan que, ir a primera vuelta, implica no formar lista parlamentaria conjunta.

La decisión sobre la primaria o la primera vuelta, la DC la tomará el próximo sábado, en una Junta Nacional, citada para el efecto. Esta Junta se citó, dado que, en la anterior que proclamó a Carolina Goic candidata a Presidente, se estimó necesario, esperar que se desencadenaran algunos hechos políticos que, en ese momento, estaban aún en el aire
.
Uno de ellos, sin duda el más importante, era la decisión del PS sobre la disyuntiva entre Guillier y Lagos. Haber bajado al ex presidente como candidato socialista, cambió la perspectiva de la primaria de los partidos de gobierno. Dado que, ahora, el quedar sólo Guillier y Goic como candidatos, 4 delos 5 partidos apoyan al primero. Luego, cobra fuerza en la DC que, en esos términos, no aceptan una primaria, porque se transformaría en una “todos contra la DC” y prefieren ir a primera vuelta.

Aquí es donde aparece la solitaria lista parlamentaria de la Falange y el fantasma de la cifra repartidora. Cifra repartidora que se estrena en estas parlamentarias, pero que no tiene a nadie tranquilo, porque no hay historia al respecto. Pueden tejerse especulaciones, pero nadie tiene seguro nada. Sin embargo, el sentido común pareciera indicar que un partido sólo y con baja votación, no podría tener una fuerte representación parlamentaria.

Por eso, aumentan las amenazas de los dirigentes de los partidos de la NM, cuando abogan a voz en cuello, que llegar a la primera vuelta, no permite conversar sobre listas parlamentarias conjuntas. Tras estos avisos, estos dirigentes tienen claro lo que implica perder a la DC como aliada y, de una manera u otra, tratan que esta recapacite y vuelve mansa y con la cola entre las piernas, a la coalición de gobierno, apoyando al candidato que los otros partidos ya han proclamado.

Pero, también, desde otros lados, han surgido voces que aclaran que la DC debe llegar a primera vuelta y, anuncian con voz tan entera, que parecieran tener absoluta certeza, cuando indican que los simpatizantes y militantes democristianos, no votarán por Guilliier, sino por Piñera.

Claro que evitan decir sobre cuales supuestos o datos que sólo ellos conocen, se basan como para afirmar, tan gratuitamente, cuál será la intención de votos de todos los democratacristianos. Salvo conocer uno o dos casos que alguna vez apoyaron al partido y hoy se fueron.

O sea, este aviso sobre a quien se terminará apoyando, es solo una inducción basada en conversaciones u opiniones dichas al pasar. Pero la política no puede basarse en inducciones, aún cuando se desee que el partido en que se milita, llegue a primera vuelta.


Como muchas veces en su historia la Democracia Cristiana, se ve enfrentada a decisiones internas que una vez tomadas, removerán toda la estantería falangista, tendrán una fuerte repercusión nacional y no quedarán todos contentos.

martes, 28 de marzo de 2017

Primarias

Faltando poco más de dos semanas para que venza el plazo de inscripción de los partidos políticos y algo más de 3 meses para la realización de primarias, el panorama, aún, no logra despejarse en ninguno de los sectores que postulan.

Chile Vamos

En Chile Vamos, con la proclamación de Sebastián Piñera, por parte de RN y la UDI, quedó sellada la cantidad de candidatos que se presentarán en la primaria de esa coalición.

Piñera, desde la proclamación en la Quinta Normal, ha repetido el libreto, tratando de plantear una “buena onda” en torno a su candidatura y fuertes críticas al actual gobierno. Según las encuestas, es quien tiene la primera opción para encabezar el cómputo final, Para gran alegría de todos aquellos que, en su proclamación, gritaron “Viva Chile y Pinochet”.

Se enfrenta al senador Manuel José Ossandón, que renunció a RN, para forzar la primaria. Con un gran capital electoral en Puente Alto, donde fue un brillante alcalde, asegura que ganará la primaria puesto que Sebastián Piñera no podrá resolver su intríngulis entre política y negocios.

Los dos Kast, Felipe y José Antonio, no se plantean como eventuales ganadores y buscan distintos objetivos en sus candidaturas. Felipe busca mantener la existencia de Evópoli, independiente a lo que digan y disputen RN y la UDI. José Antonio, hasta hoy, es tanteado para que se presente en la primaria y no vaya a primera vuelta, como lo ha afirmado por la prensa.

Declaraciones de Ossandón, por la prensa, aseguran que la primaria de la derecha será de una violencia verbal mayor, entre partidos aliados, que si se enfrentaran coaliciones distintas. De aquí, surgieron comentarios de algunos analistas políticos, que afirmaban que, la proclamación en la Quinta Normal, Piñera se planteó más pensando en esta primaria, que en la elección presidencial misma. De hecho, es el primer escollo que debe superar y, en una de estas, puede no ser el más fácil. Además, puede dejar heridas, entre los contendores, difíciles de cicatrizar.


Nueva Mayoría

La Nueva Mayoría no tiene para nada claro su futuro post primaria, pero tampoco, ha habido entre los eventuales candidatos, declaraciones agresivas o descalificatorias.

Alejandro Guillier, cercano al Partido Radical, encabeza las encuestas, pero no tiene detrás un partido que le respalde al mismo nivel. Los Radicales mantienen una baja presencia electoral y no se vislumbra por donde podrían desarrollar una fuerza que marche junto a su candidato, hacia las primarias.

Caso distinto al de Carolina Goic, que tiene el apoyo unánime de toda la Democracia Cristiana. Partido que, poco a poco, va poniendo en movimiento su maquinara electoral, fuerza que no se puede despreciar ni mirar con indiferencia. En este momento la Senadora por Magallanes, es quien presenta más posibilidades de amagar un posible triunfo de Guillier en la primaria de la coalición de gobierno.

Ricardo Lagos presentó, ante la prensa, líneas programáticas de su candidatura. Pero su candidatura partió débil: cuando se pensaba que su sola presencia, para temor de algunos sectores, incluida la derecha, arrasaría en las encuestas, no ha podido remontar hasta lograr un nivel significativo de preferencias.

Insulza y Atria no han mostrado niveles, en las encuestas, que los haga mantener opciones reales, en una elección abierta para la Nueva Mayoría.

Sin embargo, con estos posibles candidatos, se debe tener claro que, hasta el momento, no todos los partidos de esta coalición, han proclamado candidatos, como es el caso de la derecha.

Sin ir más lejos, faltan las definiciones del Partido Socialista y de la Democracia Cristiana, que, a mayor abundamiento, no decide si Carolina Goic se presenta en primarias o va a la primera vuelta. La indefinición, en materia de candidatos, de estos dos partidos que representan más del 50% de la NM, tiene, sin duda, impacto en las encuestas. Mantiene una incertidumbre que favorece, momentáneamente, a candidatos del sector que hoy, aparecen mejor posicionados.


Frente Amplio

El Frente Amplio asoma, tratando de repetir el logro electoral de Valparaíso, en la elección de alcalde, en octubre último. El diputado por Punta Arenas, Gabriel Boric, insiste que pasarán a segunda vuelta

Podría aumentar la probabilidad de lograrlo, si se dieran dos condiciones. La primera, es que el Frente Amplio lograra reunir, en una posible primaria, una gran cantidad de movimientos y partidos, que estén dispuestos a jugárselas en esta opción, respetado el resultado que sea, en la lucha por la segunda vuelta presidencial. La otra condición, es que la NM no logre consenso en torno a su primaria y vaya dividida en noviembre. 

Desperdigando votos, la coalición de gobierno, pierde su mayor fuerza electoral, que podría favorecer al Frente Amplio.

También, dos variables se juegan en contra. Una de ellas, es ver cuántos movimientos y partidos se suman, realmente, al Frente Amplio y cuales candidatos podrían presentarse. Sin son pocos, las posibilidades de un buen resultado en la presidencial, amenguan. La otra variable, es que Gabriel Boric y Giorgio Jackson, deben ir a la reelección como diputados.

El caso de Jackson es principalmente, preocupante. Recordemos que, la NM, se omitió en su distrito, Santiago Centro, y que, como candidato único del sector, obtuvo 48% de los sufragios. Esta vez, deberá correr con sus propias fuerzas y apoyado por un movimiento que, en la elección de concejales de octubre, no tuvo una cantidad tal de votos, como para asegurarle ser elegido, nuevamente.

Esta situación, de Boric y Jackson, con la campaña presidencial lanzada, sin duda que quitará bríos al candidato del Frente Amplio, puesto que estos dos parlamentarios, deberán preocuparse, inexorablemente, de la reelección en sus distritos.



Al margen de todo lo anterior, existen dos hechos que atraviesan, transversalmente, a todas las coaliciones.

El primero de ellos, es que todos los partidos involucrados logren juntar, antes del 14 de abril, el mínimo de votos que la ley les exige, para seguir existiendo como partidos políticos reconocidos legalmente. Esta situación podría perjudicar a cualquiera de los candidatos que hemos nombrado, sin excepción.

El segundo hecho, es la abstención. En toda elección, el electorado duro, se alinea tras su preferencia y acude a las urnas. Y con estos votos se dirimen los resultados. Una vez más, entonces, la abstención será alta y todos la olvidarán. Salvo que, las coaliciones se la jueguen, más que por los partidarios que van y votan por ellas, por los electores que acostumbran a quedarse en sus casas.


Sin duda que veremos, tal vez como nunca ha sucedido antes, a todos los candidatos llamando a votar. En la medida que ese llamado tenga eco en sectores que habitualmente se abstienen, los resultados pueden sorprender y mucho.

martes, 7 de marzo de 2017

DC a primera vuelta

¿Cuáles serían los escenarios, si la Democracia Cristiana, designa a Carolina Goic su candidata a la presidencia y deciden, además, ir directamente a primera vuelta?

Claramente, las mayores repercusiones no serían dentro del partido, sino que afectaría a sus compañeros de ruta.

La primaria a realizar la NM, el 2 de julio, debería tener, entonces, como candidatos a Guillier, Lagos e Insulza. Según todas las encuestas, en este escenario debería ganar Guillier y constituirse en el candidato de la Nueva Mayoría o, a esa altura, lo que fuera quedando de ella.

Y así, la presidencial de noviembre, como resultado de las decisiones tomadas por los partidos de Gobierno. debería tener como candidato al citado Guillier y a Carolina Goic.

Si suponemos que la derecha insistirá con Piñera, la disputa entre los dos candidatos emanados de la NM, debería ser por obtener el segundo lugar.

Hasta hoy, según las ya citadas encuestas, el candidato del Partido Radical, apoyados por el PS, PPD, PR y PC, debería tener más votos que los obtenidos por la senadora, cuya fuente de sufragios está dado por la maquinaria electoral DC más todo el electorado que, después de varias elecciones presidenciales previas, tendría un candidato que represente claramente, el centro político.

Sin embargo, este cálculo deja afuera tres variables. La primera de ellas es el daño que el Frente Amplio, más otras candidaturas independientes de izquierda, puedan hacerle a Guillier. La segunda es cuánta base del PC elegirá votar por algún candidato más a la izquierda de la NM.

La tercera es el monto de votación que Goic le arrebatará a Guillier, cuando irrumpa como candidata. Sin duda que el nivel de intención de votos que presenta Guillier en las encuestas, debe incluir más de un voto DC y que se iría tras Carolina Goic.

Los meses que faltan, entonces, para la presidencial, deberían ir agudizando las variables ya descritas. Pero, claramente, el resultado no cae dentro de lo predecible.


Otro escenario, es que todos los partidos de Gobierno, decidan llevar a sus candidatos a la primera vuelta. O sea, no habría primaria.

Aquí, tal vez, el más perjudicado sería Guillier, dado que el partido Radical, que lo apoya y lo considera uno de los suyos, no presenta una estructura partidaria que pudiera sostener el peso de una campaña presidencial.

Además, abriéndose alternativas dentro de la NM, parte de la aceptación que hoy presenta el senador, se diseminaría ente los candidatos que presenten el PS y el PPD.

En este escenario, con la NM dispersa en varios candidatos, las opciones de obtener el paso a la segunda vuelta, se amplían para la Democracia Cristiana. De hecho, este partido es el más numeroso y de mayor representación parlamentaria y territorial dentro de la coalición gobernante. Así, imponerse como segundo en la presidencial, sería tan sólo una consecuencia de la decisión de competir todos contra todos, dentro de los partidos de gobierno.

El peligro a este argumento, podría venir del Frente Amplio que, siguiendo el ejemplo de Valparaíso, logren aunar todas las candidaturas de la izquierda que está más allá que la NM, en una primaria que decida un solo candidato a presidente.

Podría darse el caso, que, ya lo vimos en la elección de alcaldes, el conglomerado reunido en torno a este único candidato, logre movilizar votos, en especial jóvenes, que no han venido sufragando en las elecciones anteriores, que alcancen niveles de preferencias en las urnas, que hoy no tenemos como prever, pero que podrían cambiar, drásticamente, el escenario político en Chile.

Este escenario, claramente, presenta más alternativas de resultados, todos posibles, dada la dispersión de votos de los partidos de gobierno. Al ir por separado, permiten que la pelea por el segundo lugar, si es que la derecha logra los votos para salir primera, sea a un nivel de votación menor que si la NM se presenta unida.

La Junta Nacional de la DC es este sábado 11. No falta mucho tiempo para tener claridad por cual escenario seguirá la historia…

miércoles, 22 de febrero de 2017

Carolina Goic candidata

La irrupción de Carolina Goic, como candidata a la presidencia de la República, dejó listo el naipe de candidatos de la Nueva Mayoría. Falta, eso sí, la decisión final de la DC, de presentarse a la primaria, cosa que ella ha afirmado, o llegará con su candidatura a la primera vuelta, como otros democratacristianos han afirmado.

Suponiendo que, entonces, todos los candidatos se presentaran para la primaria, es dable pensar que la primera opción de ganarla, es la de Guillier y el Partido Radical, dado lo que indican todas las encuestas. Con la aparición de la senadora Goic, el cuadro sufre algunas turbulencias.

Goic es la única candidata, en un momento en que el tema de la presencia femenina en la política, ha desarrollado expectativas que nunca antes existieron, tales como las cuotas que deben cumplir, con la presencia femenina, en las listas de candidatos a parlamentarios.

Además, es una senadora joven, de buena presencia, que no lo ha hecho nada mal como presidente de la DC, que se dio a conocer de una manera brillante, con el discurso que leyó en el funeral de Patricio Aylwin y, aparentemente, no tiene ninguna herida con respecto a financiamientos ilegales en campañas anteriores, ni se ha visto envuelta en escándalos previos.

Por último, y no menor, tiene detrás el apoyo irrestricto de toda la militancia de la Democracia Cristiana. El partido encontró una candidata que le llena el gusto y por la cual, está dispuesto a enfrentar la campaña que se venga encima. La maquinaria electoral de la DC empieza a movilizarse, veterana de una y mil elecciones, algunas memorables como la de Frei Montalva, en 1964, y la del NO, en 1988.

No es un tema menor sopesar cuánto puede encumbrar en las encuestas, una candidata del centro político, apoyada por toda la fuerza electoral de los militantes DC, de la base territorial y sindical, de la presencia de concejales, diputados, senadores, aún cuando, pareciera que es una carrera contra el tiempo. Mal que mal, el partido es el más numeroso de la NM, en fuerza electoral y representación parlamentaria y Carolina Goic ha logrado entorno a su persona, un consenso que Claudio Orrego no logró cuando enfrentó en la interna a Ximena Rincón y a Michelle Bachelet, en la primaria.

Las alternativas que se presentan, frente a la primaria, entonces, es un continuo que tiene un extremo, en Guillier manteniendo las expectativas de las encuestas y arrasando en la interna de la NM. El otro extremo está dado por el impulso que la maquinaria electoral de la DC pueda darle a Carolina Goic en el poco tiempo que queda, y trastocar todo aquello que, las mediciones de la opinión pública, han indicado.


Una carrera prácticamente corrida para Alejandro Guillier,que con la aparición de Carolina Goic, adquiere una cuota de incertidumbre, aún pequeña,  no habiendo, aún, como medir de cuánto será su impacto final.

martes, 24 de enero de 2017

Caminos de la DC

La alta votación que obtuvo Carolina Goic, en la elección de presidente de la DC, 65% de los votos, la deja posicionada como la carta de su partido a la presidencia de la República. Situación que antes de la elección interna, ni siquiera se preveía.

Es más, se daba la paradoja que, el partido más importante en representación parlamentaria y electoral de la NM, no tenía una alternativa, a la cual echar mano, para jugarse dentro de la elección de candidato a presidente del próximo período.


La Primaria

Una posición dentro del partido, sostiene que, lo correcto, considerando el pacto de centro-izquierda que la DC ha mantenido durante todos los años de vuelta a la democracia, es que esta candidatura participe en las primarias internas de la Nueva Mayoría y que sea esta primaria la que arroje, en definitiva, el candidato que la coalición llevará a la elección de noviembre de este año.

Aquí, se están jugando todas las fichas a este proceso electoral. Recordemos que es vinculante, o sea, si se participa, debe, obligatoriamente, respetarse el resultado. Si la DC pierde, deberá apoyar a la cuarta candidatura de centro-izquierda sin llevar candidato propio, desde que terminó su período Frei Ruiz-Tagle. O sea, la DC podría completar 20 años apoyando a gobiernos en los que ha formado parte, pero el presidente es de otro partido.


La primera vuelta

Otra posición, dice que la DC debería sostener esta candidatura, hasta la primera vuelta. Y posteriormente, debería entablar conversaciones con la candidatura de la izquierda, para enfrentar la segunda.

Decía Gutenberg Martínez, el domingo pasado, en El Mercurio, que la idea de llegar a la primera vuelta es que posteriormente, el partido pueda dialogar con la izquierda, así como Angela Merkel lo hizo con los socialdemócratas, en Alemania, para formar gobierno.

Es todo un planteamiento, siguiendo otras aguas. Pero el escenario, no necesariamente, puede repetirse en iguales condiciones. Angela Merkel negoció habiendo ganado la primera vuelta. Aquí, pareciera existir consenso que, aun cuando la DC es el partido más numeroso de la NM, sus votos por sí solos, no le alcanzarían para llegar segunda.

O sea, debería negociar con fuerzas de la izquierda que presentarían una posición más fuerte, al tener la opción de ir a una segunda vuelta. Cuesta visualizar, a esa altura, además, hasta dónde los planteamientos de la DC pudieran llegar a hacer mella en un programa de gobierno que habrá sostenido toda una campaña presidencial y enfrenta una segunda vuelta, a cambio de sus votos. Casi, se estaría repitiendo la situación del Pacto de Garantías Constitucionales del 70.

Todos estos análisis, en caso de llevar candidato a la primera vuelta, tienen sentido, sólo en el caso que haya segunda vuelta. No podemos desconocer cuan azarosa puede resultar una elección presidencial, con los niveles de abstención que se han venido presentando.


La Parlamentaria

Hasta hoy, los partidos de la NM, están estudiando la forma de enfrentar las parlamentarias de fines de este año. Son las primeras que se realizarán con nuevos distritos y cifra repartidora. Indudablemente, que su resultado final, presenta mucho de azaroso. La cifra repartidora, le otorga a estos eventos eleccionarios una cuota de incertidumbre mayor, que la entregada por un sistema binominal. 

Todos asumían enfrentar el proceso electoral, desde el punto de vista de la coalición gobernante. Pero, ni bien, en la DC se empezó a hablar de primera vuelta, los presidentes de los otros partidos de gobierno, fueron unánimes: si van a primera vuelta, no pueden compartir listas de la NM.

Más claramente, si la DC insiste en llevar candidato a la primera vuelta, debe enfrentar, además, la parlamentaria con lista propia. Sin duda, que los resultados tendrían más probabilidades de ser desastrosos que halagüeños.

Este riesgo no se correría si la DC se presenta a la primaria y después enfrenta la campaña parlamentaria, con el candidato que gane esta elección.



La junta del sábado 18, tendrá mucho paño que cortar. Tarea ímproba para un partido que se le moteja por indeciso en sus definiciones. Buena oportunidad para que sus militantes muestren la unidad DC más allá de sus diferencias…

Bienvenidos

Todas las ideas, opiniones, comentarios sobre los temas aquí tratados son bienvenidos...